Loading...

Formación

carla not

La Crononutrición

"Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un pobre"

     ¿Cuántos de vosotros habéis escuchado decir esta famosa frase a algún familiar, amigo o incluso vosotros mismos? Es una expresión popular que se lleva diciendo probablemente incluso antes de nuestros abuelos y en realidad nunca hemos sido realmente conscientes de la verdad detrás de estas palabras.


     La disciplina que nos desvela la base científica de esta dicha es la Crononutrición. La Crononutrición parte de la cronobiología, que por sus raíces griegas entendemos que es la ciencia que estudia (logos) cómo afecta el espacio temporal (kronos = tiempo) a los seres vivos (bio = vida) o, lo que es lo mismo, cómo afectan los ritmos circadianos a nuestra salud. De este modo, cuando esta disciplina incluye la nutrición en su marco teórico, se refiere a cómo se relacionan los ritmos circadianos a lo que comemos y viceversa.


     A modo introductorio, la tierra invierte 24 horas en realizar una vuelta sobre sí misma, por lo que el sistema circadiano se ha diseñado para adaptarse a estos ciclos de 24 horas. El objetivo es utilizar eficientemente las horas de luz y desarrollar nuestras funciones vitales. De hecho, la dualidad luz/oscuridad es la mayor influencia sobre el ritmo circadiano, aunque los científicos destacan el papel irrefutable de la alimentación en dichos ciclos [1] .


     Con la pandemia, se ha observado un mayor desajuste en las comidas, contribuyendo a disminuir el intervalo de tiempo entre la cena y la hora de ir a dormir, así como a desplazar la mayor ingesta calórica hacia el final del día [2] . Este patrón podría suponer un riesgo para el aumento de peso tal y como demostraron Garaulet [3] y coautores en su estudio. En este caso, compararon la eficacia en la pérdida de peso en función del momento de la ingesta y observaron que aquellos que consumían la cena más tarde tenían una pérdida de peso inferior. Una de las razones por las cuales los autores justifican estos resultados sería por la mayor eficiencia de nuestro cuerpo al final del día en almacenar las calorías que consumimos en forma de grasa.


     Además, no es tan solo las calorías que consumimos sino qué alimentos priorizamos al final del día. No obstante, esta parte merece una publicación exclusiva, así que no te pierdas los próximos boletines para no perder el hilo de nuestras publicaciones.


DN Júlia Muñoz Martínez



 [1] Moran-Ramos S, Baez-Ruiz A, Buijs RM, Escobar C. When to eat? The influence of circadian rhythms on metabolic health: are animal studies providing the evidence? Nutr Res Rev. 2016 Dec;29(2):180-193. doi: 10.1017/S095442241600010X. Epub 2016 Jul 1. PMID: 27364352.

 [2] Verd S, Beiro S, Fernandez-Bernabeu M, Ponce-Taylor J. Early dinner or "dinner like a pauper": Evidence, the habitual time of the largest meal of the day - dinner - is predisposing to severe COVID-19 outcome - death. Chronobiol Int. 2020 Jun;37(6):804-808. doi: 10.1080/07420528.2020.1772810. Epub 2020 Jun 9. Erratum in: Chronobiol Int. 2020 Sep 7;:1. PMID: 32516020.

 [3] Garaulet M, Vera B, Bonnet-Rubio G, Gómez-Abellán P, Lee YC, Ordovás JM. Lunch eating predicts weight-loss effectiveness in carriers of the common allele at PERILIPIN1: the ONTIME (Obesity, Nutrigenetics, Timing, Mediterranean) study. Am J Clin Nutr. 2016 Oct;104(4):1160-1166. doi: 10.3945/ajcn.116.134528. Epub 2016 Sep 14. PMID: 27629052.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer y mejorar nuestros servicios y recoger información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su instalación y uso en los términos de nuestra Política de cookies